Certificación digital en la traducción jurada

La certificación digital surgió como un nuevo modo de ayudar en el proceso de la traducción jurada. Y, con la pandemia del nuevo coronavirus, esta herramienta ganó gran notoriedad para el segmento. Realmente, trajo practicidad y ahorro de recursos para los servicios de traducción.

            En verdad, la certificación digital existe hace algún tiempo. Sin embargo, raramente se aceptaba aquí en Brasil. Y, en el caso de algunos organismos, sencillamente se negaron a reconocerla como auténtica. En la publicación de hoy, trataremos de entender un poco más sobre lo que es esta funcionalidad y cómo esta puede ayudar en el mundo de la traducción.

¿Cómo funciona la certificación digital?

            La certificación digital es un documento electrónico. Siendo así, funciona como una especie de Documento de Identidad para personas en el mundo virtual. De esta manera, puede ser usado como una firma con validez jurídica para identificar personas y empresas. Con esto, trae la autenticidad de la información.

            Entretanto, este mecanismo tardó algún tiempo en ser aceptado para traducciones juradas. Después de todo, este existe desde la Medida Provisoria nº 2.200-2, del 24/08/2001. Con esta medida, los documentos deberían ser aceptados con firmas digitales sin restricción. Pero no fue eso lo que sucedió…

            Como dijimos al principio de esta publicación, algunos organismos se negaron a aceptarla. Entre ellos, las escribanías de registros de títulos y documentos y Detran (Departamento de Tránsito). ¡Pero en diciembre del año pasado todo eso cambió! Esto porque el Departamento Nacional de Registro Empresarial e Integración (DREI) autorizó a los traductores a utilizar el recurso en sus servicios.

La firma digital y las traducciones juradas

            Esta decisión no podría haber llegado en mejor momento. Eso porque no es más necesario presentar documentos físicos. Y esto contribuye mucho con el momento de aislamiento social que estamos viviendo. Así, la transacción es hecha online.

            El cliente simplemente tiene que enviar sus documentos a través de Internet al traductor. Entonces, él hace el servicio de traducción jurada, emite la certificación digital y los devuelve nuevamente, todo de modo virtual. Mucho más práctico, ¿verdad? A continuación, le mostramos como se compone la traducción con este certificado:

  1. Traducción jurada en sí misma;
  2. PDF del documento recibido de modo virtual;
  3. Certificación digital emitida por Manifiesto.
A certificação digital na tradução juramentada

¿Es obligatorio el uso de la certificación digital?

            A pesar de la funcionalidad, la certificación digital no tiene que ser utilizada obligatoriamente. De esta manera, solamente los traductores que se interesen por el recurso pueden solicitar el token a las autoridades certificadoras. Después de eso, deberá ser renovada con la periodicidad de un año.

            Ahora que ya conoce la certificación digital, ¡es difícil no estar de acuerdo en cuánto nos ha facilitado la vida! O sea, esta trae mucha más practicidad, tanto a los contratantes como a los contratados. Además, no requiere ningún tipo de costo adicional para la contratación del servicio. Es muy interesante, ¿verdad?

            ¿Le gustó todo lo que ha leído hasta aquí? ¡Entonces no deje de contarnos qué piensa de nuestros comentarios! Para seguir recibiendo sugerencias y novedades sobre el universo de la traducción, siga nuestras publicaciones aquí en el blog.